Bochum-Union: ¿volverá a ser determinante el factor campo?