Wolfsburg - Colonia: ¿otro fracaso de los lobos?