Mallorca - Barcelona: es increíblemente difícil ganar en Palma de Mallorca