Clermont - Lens: los invitados se ven más bonitos