PSG - Brujas: los invitados lucharán hasta el final