Chicago - Nashville: los predators serán más fuertes