Washington - Chicago: la "capital" luchará hasta el final