Selección Usuarios

Bill Russell, adiós a una leyenda

Héctor Miranda
01 Ago. 2022
09:28

En los dedos de las manos de Bill Russell no cabían los anillos de NBA que ganó. Michael Jordan y Kobe Bryant juntos solo lograron lo que él, y eso que hablamos de dos de los jugadores más dominantes de los últimos 30 años, por no decir los más dominantes, en el mejor baloncesto del mundo.

Apuestas en el Baloncesto con Bet365

Russell fue un coloso de aquellos Boston Celtics que dominaron el baloncesto en la segunda parte de la década del 50 del pasado siglo y durante toda la del 60. En esos años ganaron 11 veces el campeonato de la NBA y Russell fue el único que estuvo en cada una de aquellas hazañas. Y no solo estuvo, sino que tuvo protagonismo, sobre todo como reboteador, porque, con 2.08 metros de estatura, era un coloso bajo las tablas.

Cuando la NBA arrancó su primera temporada, en 1947, Russel tenía solo 13 años. Y era solo un niño espigado, que había nacido en Monroe, en el estado de Louisiana, y que ya sabía lo que era la vida para una persona de tez negra en un país con un racismo galopante aún. Sin embargo, el jovencito se propuso hacer carrera en el baloncesto, porque tenía tres cosas importantes: estatura, habilidad y constancia.

Apuestas en el Baloncesto con Bet365

Años de gloria con los Celtics

Una década después, cuando los Boston Celtics ganaron su primera anillo, William Felton Russell -o mejor Bill- formó parte de aquella plantilla que pasó, literalmente, sobre los Ft. Wayne Pistons. Cuatro triunfos en solo cinco partidos y un título a casa para interrumpir una seguidilla de los entonces Minneapolis Lakers en las últimas tres ocasiones y en cinco de los seis años anteriores.

Ya Russell tenía su primer anillo. Para algunos hubiera sido suficiente, pero los deportistas, los grandes, siempre quieren más, siempre van por más. Al final era un joven que comenzaba a disfrutar del mundo, que lo ponía a sus pies, a pesar de ser negro. Ya era campeón de la NBA y había sido también medallista de oro en los Juegos Olímpicos de Melbourne 1956.

Apuestas en el Baloncesto con Bet365

Por los Juegos de Melbourne se retrasó su incorporación a la NBA, pero nada más lo hizo comenzó a dejarse sentir. Ese año promedió más de 19 rebotes por partido. El entrenador Red Auerbach se vanagloriaba de haber hecho todo lo posible para conseguirlo en el draft. Y tendría razón, porque Russell apenas comenzaba su camino de gloria en el mejor baloncesto del mundo.

Para la temporada siguiente sus números fueron aún mejores: 16,6 puntos y 22,7 rebotes por partido. Dominaba bajo las tablas a su antojo, y no solo en el apartado ofensivo, sino también en la defensa. Y por segundo años consecutivo los Celtics se llevaron el campeonato y se convirtieron en apenas el tercer equipo que lograba al menos dos títulos tras los Minneapolis Lakers y los Philadelphia Warriors. Y en los segundos en hacerlo de manera consecutiva. En la final se impusieron por 4-2 a los St. Louis Hawks.

Apuestas en el Baloncesto con Bet365

Los St. Louis Hawks impiden el tricampeonato, pero los Celtics vuelven

Parecía que los Celtics habían iniciado una nueva dinastía, pero los St. Louis Hawks tomaron desquite de la derrota sufrida en la final de la temporada de 1957-1958 y dominaron en seis partidos, pero Russell se lesionó en el tercer partido y el equipo de Boston perdió a su principal arma en los rebotes, tanto en un lado de la cancha como en el otro. Fue un golpe, pero en el deporte casi siempre hay opciones de recuperarse.

De regreso, Russell volvió a poner números impresionantes en los rebotes: 23 por partido como promedio. En esa temporada y en las siete siguientes mantuvo esa cifra o más. Y los Celtics volvieron al título de la NBA, entonces ante los Minneapolis Lakers, en el primer cruce por un título entre las dos franquicias más exitosas del baloncesto en toda su historia, aunque uno cambiara de ciudad tiempo después.

Apuestas en el Baloncesto con Bet365

Los Celtics le dieron una paliza a los Lakers. No hubo resistencia, solo se jugaron cuatro partidos y los medios, los jugadores y hasta los entrenadores se deshacían en elogios a Russell, a quien consideraban ya el mejor reboteador del momento y un jugador decisivo sobre la cancha. Era su tercer anillo.

El título de 1959 fue el primero de una cadena de ocho consecutivos que aún impresiona al mundo y que en el deporte profesional solo ha tenido iguales recientemente en alguna de las ligas profesionales del fútbol europeo con el Bayern Múnich y la Juventus de Turín.

Apuestas en el Baloncesto con Bet365

Ocho anillos en línea

En esos ocho campeonatos seguidos se impusieron cinco veces a los Lakers en la final. El equipo, que ya se había mudado a Los Angeles, no encontraba la forma para someter a los de Boston. Y tampoco lo hicieron los St. Louis Hawks, en dos ocasiones, y en una los San Francisco Warriors, otrora pertenecientes a Philadelphia y ahora con el nombre de Golden State Warriors.

Un chico de Philadelphia llamado Wilt Chamberlain, ese que anotó 100 puntos en un partido alguna vez, intentó ofrecer resistencia al dominio de los Celtics y creó una rivalidad tremenda con Russell, pero los de Boston seguían siendo los más fuertes, el mejor equipo, los más decisivos, y cuando llegaban a la final se las arreglaban siempre para ganar, aunque algunas veces, como en 1960, 1962 y 1966, tuvieran que ir hasta el séptimo partido. Pero hasta en eso eran muy buenos.

Apuestas en el Baloncesto con Bet365

La racha de ocho título se quebró en la temporada de 1966-1967. Los Philadelphia 76ers alcanzaron la final por el este. Para entonces y tras el retiro de Red Auerbach, Russell era no solo jugador, sino también entrenador. Nunca antes un afroamericano había dirigido una franquicia a ese nivel. A los Celtics y a sus grandes estrellas solo les alcanzó para llegar hasta las finales de división.

Sin embargo aún ganó dos veces más, solo como jugador, y el día de su despedida, en un memorable partido ante los Lakers, que sirvió para llevarse su undécimo anillo, enfrentó a Chamberlain y dominó en 21 ocasiones bajo las tablas. Pero ya tenía 35 años y su cuerpo le pedía descansar.

Apuestas en el Baloncesto con Bet365

Artífice de una dinastía

Con 11 anillos de campeonato era suficiente, pero Russell amaba el juego y quería seguir vinculado al baloncesto, a pesar de que los Celtics habían retirado su mítico número 6 y poco después había entrado al Salón de la Fama de la NBA.

En 1973 se enroló como entrenador de los SuperSonics de Seattle y allí estuvo hasta 1977, sin mucho éxito y muy lejos de lo que consiguió como jugador. Parecía que era definitivo, que nunca más lo intentaría, sin embargo, en 1987 se dejó tentar por los Sacramento Kings, pero apenas ganó 17 partidos y perdió 41. Era suficiente. Ya no iba a entrenar más ni a comentar más partidos, aunque seguía teniendo una notable influencia en el mundo del baloncesto.

Apuestas en el Baloncesto con Bet365

En toda su carrera, jugó siempre para Boston y en 963 partidos de temporada regular promedió 15.1 puntos y 22.5 rebotes. En postemporada jugó 165 veces, promedió 16.2 puntos y 24.9 rebotes, esta última una cifra que aún genera envidia y admiración en el mundo del baloncesto profesional.

Apuestas en el Baloncesto con Bet365
Comentarios
No hay comentarios. ¡Sea el primero!
Este sitio web utiliza cookies
De este modo, los clientes disponen de un acceso personalizado y mejora los resultados de su visita, lo que nos permite ofrecer el servicio más eficiente. Al utilizar el sitio web y aceptarlos términos de esa política, usted acepta el uso de cookies de acuerdo con los términos de esa política.