Sudán - Guinea-Bissau: los invitados serán más fuertes