Costa de Marfil - Sierra Leona: invitados subestimados