Selección Usuarios

En tiempos de Vinicius

Héctor Miranda
16 Jul. 2022
00:00

Para Vinicius Junior todo fue de prisa en la vida. Nada más descubrieron allá, en el pueblo brasileño de Sao Gonzalo, que tenías aptitudes únicas para jugar al fútbol, el tiempo para él corrió a una velocidad vertiginosa, y le impidió ir paso a paso, como debe ser para todo el que quiere ser bueno en cualquier profesión. Cuando aún era un niño, querían que jugara como un joven y siendo un adolescente le exigían como un hombre.

Apuestas en el fútbol con Bet365

Apenas era un mozalbete y ya lo consideraban la perla juvenil del Flamengo. Y entonces los ojeadores de Europa lo tuvieron en cuenta y varios clubes llamaron a su familia y a su representante para traerlo a las ligas del llamado viejo continente. Pero si apenas había jugado unos partidos en estadios grandes, con mucho público, y él creía que aún disfrutaba en la calle.

Al final, el Real Madrid encantó al chico, que venía de ganar el suramericano sub-17, le pagó al Flamengo más de 40 millones de euros y el joven jugador llegó a la capital española como la futura estrella del equipo blanco, como el prospecto que tendría que suplir la ausencia de Cristiano Ronaldo y convertirse en el nuevo líder. Pero la prensa, los técnicos y la afición querían que fuera al momento, como si pusieran algún manjar al fuego, subían la llama y ya estaba listo para disfrutarlo. Y no siempre es así.

Apuestas en el fútbol con Bet365

Primero tropezó con Julen Lopetegui, quien lo mandó al Castilla a familiarizarse con el otro fútbol, ese que se juega en campos de Europa y que no tiene nada que ver con la alegría y la improvisación del brasileño. Y Vini, así empezaron a llamarle, cautivó a sus entrenadores y seguidores. Jugó con el Castilla, pero fueron solo unos partidos y de vez en cuando tuvo opciones con el primer equipo.

Cuando el Real Madrid cesó a Lopetegui y le dio el puesto de entrenador al argentino Santiago Solari, Vinicius enseñó que tenía talento para llegar lejos. Se convirtió en revulsivo en muchos partidos y lo intentaba una y otra vez, aunque le saliera mal, incluso aunque una parte de la prensa se mofara de su falta de acierto ante el arco rival. Su juego era aún demasiado vertiginoso y a la hora de decidir erraba.

Apuestas en el fútbol con Bet365

Cuando mejor estaba, se lesionó y poco después se fue Solari, que era una especie de protector y lo mimaba, porque sabía que el brasileño era un diamante en bruto y que solo necesitaba pulirse para dar el salto. Y entonces volvió Zidane, que tenía su guardia pretoriana, la misma que lo ayudó a ganar tres veces consecutivas la Champions, y Vinicius quedó para salir del banquillo, o para ser sustituido aunque tuviera un fondo físico espectacular.

Zizou no confiaba en él. Lo obligaba a enrolarse demasiado en tareas defensivas, pero el chico las hacía con gusto. Trabajaba para el equipo y la afición lo animaba siempre, le daba alas, porque creyó siempre que explotaría alguna vez como gran jugador. Incluso, cuando el Real Madrid intentó en algún momento negociar por Kylian Mbappé, Leonardo, el otrora director deportivo del PSG, lo condicionó a que Vini entrara en la operación.

Apuestas en el fútbol con Bet365

Florentino Pérez se negó siempre. El también tenía la certeza de que el brasileño iba a ser una sensación, por más que en algunos partidos parecía un electrón libre a mil revoluciones por el campo. De vez en cuando anotaba algún gol, pero se comía decenas frente al arco, con casi todo hecho. U otras veces llegaba en conducción hasta el área rival y escogía mal el último pase. Era normal, aún no estaba hecho, pero algunos empezaron a mofarse.

Para colmo, en su posición exigió Zidane a Eden Hazard. Llegó el belga con el cartel de gran estrella, salario de galáctico, puesto reservado aunque estuviera mal, y solo cuando las lesiones, que fueron muchas, lo lastraron, el entrenador apeló a Vinicius, que crecía, poco a poco, a pesar de que le faltaba confianza.

Apuestas en el fútbol con Bet365

Y se fue Zidane y volvió Carlo Ancelotti. Al principio el italiano no lo tenía tan claro, pero Vini salió un par de veces desde el banquillo, revolucionó los partidos, y el puesto de Hazard fue suyo para siempre. Nunca más perdió la titularidad. Con la confianza del técnico llegó el acierto ante el arco rival, la facilidad para asistir y para revolucionar los partidos.

Al fin se había convertido en el crack que esperaban. Los equipos de la Liga no tenían como pararlo. Muchas veces condicionaban su juego a defender a Vinicius, que era una flecha por la banda izquierda. Sus goles salvaron muchos puntos, lo mismo que sus asistencias. Y entonces entró en modo Champions y se lució, sobre todo desde octavos de final hacia adelante.

Apuestas en el fútbol con Bet365

El 20 del Madrid fue un puñal en la vuelta ante el PSG. En esos minutos de vértigo en los que anotaron tres veces los blancos para darle la vuelta, fue fundamental. También ante el Chelsea, en ambos partidos, en cuartos, con un par de asistencias memorables, decididas de cabeza por Karim Benzema. Y en semis aún lo busca su compatriota Fernandinho, a quien dejó en mitad de la cancha con un caño de espaldas y sin tocar el balón.

Vini silenció con su slalon al Etihad y mantuvo las esperanzas para la vuelta, porque el Real Madrid siempre estuvo cerca del equipo de Guardiola, como si esperara el momento ideal para dar el golpe definitivo y dejarlo fuera. Y así fue como ocurrió en el Santiago Bernabéu, donde los blancos se ganaron el derecho a jugar la final.

Apuestas en el fútbol con Bet365

En el partido por el título, el brasileño acompañó por la izquierda una corrida del uruguayo Federico Valverde y recogió el disparo de este, cuando parecía que se iba fuera, para mandar la pelota a las redes y darle la decimocuarta a su equipo. Era su consagración definitiva. Su momento llegó cuatro años después, tras mucho tiempo de perseverancia, dedicación y espera. Ahora sí era una estrella.

Su trabajo durante el año lo llevó a la selección brasilera como pieza importante, el Real Madrid le renovó el contrato y lo situó entre los más valorados y le llovieron los patrocinadores. Era el premio a su constancia, a su esfuerzo constante por mejorar, a su fe en sí, y a la dedicación total al fútbol.

Apuestas en el fútbol con Bet365

Sus actuaciones, sus títulos y su virtuosismo lo convirtieron en una de las estrellas del Real Madrid, en el jugador que ilusiona a los seguidores en espera de la próxima temporada. Asimismo, acudirá a su primera Copa Mundial y la torcida, como llaman a los aficionados de Brasil, también cifra sus esperanzas en el juego de Vinicius.

Su hora llegó, cuatro años después ya no es un prospecto. Ahora es un crack, capaz de darle la vuelta a los partidos con su talento y gracias a una forma física que ha trabajado con dedicación extrema. Con su trabajo silenció a los críticos y se ganó la confianza de sus entrenadores, pero algo me dice que lo suyo va para más, que no terminó con lo conseguido en la temporada pasada.

Apuestas en el fútbol con Bet365
Comentarios
No hay comentarios. ¡Sea el primero!
Este sitio web utiliza cookies
De este modo, los clientes disponen de un acceso personalizado y mejora los resultados de su visita, lo que nos permite ofrecer el servicio más eficiente. Al utilizar el sitio web y aceptarlos términos de esa política, usted acepta el uso de cookies de acuerdo con los términos de esa política.